lunes, 7 de septiembre de 2015

UMBRAL DE MADUREZ ( CUENTOS Y RELATOS BREVES 22)

IMAGEN DE LA RED


UMBRAL DE MADUREZ




Entre aquella espesura de su mente pudo divisar dos sendas que se abrían paso; una de ellas serpenteaba todo el bosque, era pedregosa y empinada, la otra, llana y con ligera arenilla que el viento levantaba tímidamente como si no quisiera dañar el entorno. Desconocía el corazón de la segunda, aunque sus latidos se hacían sentir, eran agradables, plácidos, muy alejados de aquellos otros cuyo torrente impetuoso les convertía en inestables candidatos a desbocarse por cualquier acantilado con pocas posibilidades de remontar a la cima; aún así, la familiaridad de la primera no le dejaba impasible. Durante años y años tuvo que apartar muchas piedras y buscó demasiadas cimas que escalar; el ímpetu de la juventud siempre rozando el umbral de los excesos y al tiempo ensalzando los egos personales, pero entonces no buscaba terapia de tipo alguno, ¡cómo perderse tantas emociones!, era un jugoso viaje que revitalizaba, pura adrenalina imprescindible para encender el fuego diario. Pero los pasos ya no le seguían y el fuego se estaba convirtiendo en un brasero apetecible que sin quemar en exceso invitaba a calentarse en él. Tormenta y calma. La elección empezaba a tener visos de claridad. Se dio cuenta que los placeres también viven en las llanuras, que no es necesario alzar la voz para que el viento haga acto de presencia y que la brisa es más cálida, que lo cotidiano, esas pequeñas pero grandes cosas que pasan desapercibidas son las que dan sentido al trayecto; una puesta de sol, el lenguaje de la lluvia, de las flores, del silencio, una mirada, un gesto...Su equipaje estaba demasiado repleto de superficialidad, era menester descartar, organizar...

El cielo gris y encapotado y una leve llovizna proporcionaban un halo de nostalgia a aquel escenario verpertino y otoñal. Los paraguas formaban parte de la decoración callejera, pero Luis ignoró aquel complemento. No lo necesitaba. Las finas gotas de lluvia resbalaban por su piel como una caricia. 
El regalo má hermoso que había llegado  a sus manos era aquel libro de la vida y estaba disfrutando de su lectura como nunca lo había hecho. Era una historia llena de contenido, una historia que le pertenecía.

30 comentarios:

  1. Buenos días, Fina.
    Un precioso relato donde apreciamos los cambios climáticos y personales, los tiempos cambian y nosotras con ellos, me encanta "el lenguaje de la lluvia"
    Que tengas una estupenda y feliz semana.
    Abrazos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte, Pilar. Y...así es, un recorrido vital siempre sorpresivo.
      Un abrazo
      Fina

      Eliminar
  2. Hermoso símil de muchas de nuestras vidas .Indómitas nuestra primera juventud no desdeña , más bien busca las rutas escarpadas -la madrugada- Luego el calor de la hoguera aporta de nuevo placeres.
    Tu corto, resulta por contenido y belleza realmente corto.
    ¡Genial!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ímpetu juvenil y serenidad otoñal es esencia de nuestro recorrido, querido André.
      Te mando un abrazo
      Fina

      Eliminar
  3. IMÀGENES QUE ME INVITAN A SEGUIR...!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias por tu generoso comentario, Mucha. Te mando un abrazo
      Fina

      Eliminar
  5. Preciosa entrada, querida Fina. Es un placer leerte de nuevo, amiga. Cierto es que, las pequeñas cosas, son las que nos hacen sentirnos realmente vivos.

    Felicidades, besos y buen fin de semana. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...esas pequeñas cosas que a menudo valoramos poco, querida Maria.
      También para ti un lindo fin de semana.
      Un abrazo
      Fina

      Eliminar
  6. Un pentagrama de gotas de agua q toca el sentimiento. Bello. Un abrazo Fina poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas gotas de lluvia acariciadora, como tus palabras.
      Que tengas una linda semana, querida Leticia

      Fina

      Eliminar
  7. Muy poético y simbólico texto, sobre las etapas de ese recorrido que es la vida. Un gusto leerte.

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer recibir tus comentarios, Maria.
      Te mando un abrazo
      Fina

      Eliminar
  8. Nos miramos en el espejo y vemos el mapa de la vida y en ocasiones, cansadas de subir y bajar caminos recuperamos un poco de esa rebeldía perdida, y nos dejamos empapar por la lluvia para seguir escribiendo aunque sea con renglones torcidos.
    Ha sido un placer encontrarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a este rincóncito de letras, Alondra, y gracias por tan instructivo comentario.
      Un abrazo
      Fina

      Eliminar
  9. Hola FIna , por ello siempre se ha dicho y es verdad que los verdaderos placeres de la vida está en los pequeños detalles y pequeñas vivencias porque en realidad son profundas qiue las hacen imborrable aunque gozaba de su entorno su libro era su joya mas allá de las gotas que revivan por su piel , uuufff hermoso y sentido relato me hiciste sentir en el banco de alguna plaza otoñal de verdad gracias Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Bea, siempre las pequeñas cosas son las que mas nos llenan y...a veces sin darnos ni cuenta...
      Abrazo mediterráneo para ti
      Fina

      Eliminar
  10. Aquella abejita era preciosa
    ...y hermoso era el vuelo...
    ¡¡No te acerques!! me decían.
    Me maravilla ese vuelo:decía
    ¡¡No te acerques!! me decían
    hasta que me picó
    ...y lloré lloré...


    Me acerqué a una rosa y
    a un espino
    a una llama y
    a una ciénaga mas
    de todo aprendí...

    Ahora le digo a los niños
    ¡¡No te acerques!!
    ellos no creen y,
    todo vuelve a empezar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Errar, sin duda, es fuente de aprendizaje.

      Feliz día

      Eliminar
  11. Bellísimo post. Lo bordaste!
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan generoso comentario, Sara.
      Un lindo día para ti
      Fina

      Eliminar
  12. Un post con moraleja para reflexionar Fina, bonito regalo.
    Hay momentos en la vida en que hay que hacer una pausa y valorar todas las pequeñas cosas que se nos presentan al parecer gratuitamente, y que muchas veces por ser tan normales, terminamos ignorando.

    Buena lectura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas pausas que dices las necesitamos continuamente, Beatríz
      Que tengas un feliz día.
      Fina

      Eliminar
  13. El camino de la vida bellamente expresado. La vida hay que sentirla y vivirla en esas pequeñas cosas que solo cuando el ímpetu de la juventud pasa se le da la verdadera importancia que tienen.
    Me ha encantado tu relato Fina, viene muy bien para este tiempo otoñal que se avecina…

    Un inmenso abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Sneyder, el otoño se presta mucho para la reflexión que tan conveniente es siempresiempre.

      Un afectuoso abrazo
      Fina

      Eliminar
  14. Equivocarse es de sabio, te ayuda a madurar, y te enseña a reflexionar.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es muy acertado, Manual.
      De los errores siempre se aprende, es una gran escuela.
      Que tengas una linda semana, ya otoñal
      Fina

      Eliminar
  15. El otoño invita a esa reflexión.
    Los caminos de la vida.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Marisa. Ese camino tiene tantas sendas ...
      Que tengas una feliz semana
      Fina

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario en "De aquí a la luna y vuelta"