jueves, 2 de junio de 2016

LOS NIÑOS DEL INVIERNO ( VERSOS CON ALMA 92)


Imágen extraída de la red




  Poema incluido en el número especial de la revista de literatura Alga (otoño-2014) con motivo de las XXV Jornadas de Solidaridad en su cuarto objetivo para el Milenio de Naciones Unidas, que es reducir la mortalidad infantil en todo el mundo.



LOS NIÑOS DEL INVIERNO 
(Romance) 


Aquella escuela de aldea
no tiene techo, ni puertas,
ni pupitres, ni colores,
pero tiene una maestra



de generosa mirada
que les trajo de otra tierra
gomas, reglas, lapiceros
y mogollón de libretas



donde pintar de sonrisas
los rincones de tristeza,
también sueños de futuro
con que olvidar su pobreza,



esa que llora sin lágrimas,
con las heridas abiertas
a la espera de algún ángel
que abrirá su última puerta.



Los niños de la ignorancia
juegan sin la primavera
mientras las madres, llorosas,
en esa tierra desierta



van implorando a la vida
que la noche se detenga
en el mar de la esperanza
donde el tiempo deje huellas. 
    
  





28 comentarios:

  1. A pesar de la triste realidad que viven estos niños, me ha encantado tu forma de decirlo, Fina, mi felicitación, y me uno a tu sentimiento.
    Que disfrutes del jueves.
    Besosss! Fina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aporte, Carmen. Es necesario de vez en cuando hacer un auto exámen de concienciación...

      Un abrazo y feliz fin de semana

      Fina

      Eliminar
  2. Que bonito romance Fina, entrañable tema, esa labor tan encomiable de algunas personas que son dignas de admiración.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sí, Elda, gracias a esas personas muchos de esos niños pueden soñar con un futuro digno.

      Un abrazo

      Fina

      Eliminar
  3. Se sentía invencible por descubrir lo desconocido. Le llamaba mucho la atención la idea del infinito, tan inabarcable como poderosa. Pensaba en cuantos granos de arena se sumaban para crear la tierra y aún así, el infinito era algo superior en sus estrellas, planetas, estrellas fugaces y algo que le hacía sonreir: el polvo cósmico...

    Por las noches, antes de dormir le preguntaba a su madre si las estrellas y los planetas están en los libros, si algún maestro le podría enseñar el infinito pues con sus 6 años, deseaba ser mayor para comprender. Su madre le acariciaba el pelo y le decía que no sabía leer y su padre a duras penas podía firmar documentos; que ellos eran pobres para buscarse la vida por las calles de la gente que sí tiene cultura y saber y poder y, tantas cosas desconocidas, que el mundo, es mágico en descubrir...

    Daniel se afanaba en ayudar. Con pies temblorosos arrastraba cuesta arriba metales de cobre para poder comer. Tan orgulloso estaba de ayudar en su obedencia que tampoco se le pasaba la escuela con María; una misionera venida de lejos que le abría todo un mundo por descubrir. Soñaba con ser mayor y tener una casa decente para que sus padres y sus hermanos vivieran con dignidad. La enfermedad los visitaba a menudo y el sufría por los amigos que se le iban al infinito también. Los mayores, lloraban las muertes sentidas y maldecían al gobierno con sus capitales millonarios. Daniel era sensible y a veces, con mirada al cielo lloraba con pasión por aprender cosas que intuía a lo inabarcable...

    Llegaba el invierno y la escuela abría al atardecer, cuando los niños terminaban de trabajar en las calles y el sol se hacía agradable a la vista. María les llenaba de ilusión contagiosa y les hablaba de libros de viajes, de un mundo donde el saber, acariciaba el alma de las personas. Daniel estaba atento a todo porque por la noche con memoria de elefante, soñaba con todas aquellas cosas que le María le enseñaba.

    Pero cada día era arduo en el trabajo. Su padre le exigía más atención y había tardes en que Daniel faltaba a la escuela afanándose a las ordenes de su padre para aprender en la escuela de la vida. A veces Maria llegaba a su chabola y le traía libros donde aparecían naves espaciales y hombres que se llamaban astronautas...

    Pasaban los años y Daniel ya tenía 14 años. Fumaba, bebía y ya solo recordaba a María cuando el alcohol le inundaba las venas cargadas de sentimientos...y así pasaba la vida en aquel suburbio infestado de enfermedades donde el más fuerte, sobrevive hasta que la muerte lo alcanza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir por duplicado este relato, Buscador.

      Un abrazo

      Fina

      Eliminar
  4. Emotivo canto nos dejas, Fina, cargado de impresiones por la realidad paupérrima que a esos seres indefensos abraza… y pese a todo y por todo, como bien deices: “que la noche se detenga en el mar de la esperanza”.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la cruda realidad, esa que, a veces, nos parece tan lejana; craso error el nuestro...

      Un abrazo, Dionisio

      Fina

      Eliminar
  5. Encantador a pesar de la tristeza del mensaje.

    Muy apropiado el romance para contar algo tan real, en tantos lugares.

    Besos, Fina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu aporte, querida María.

      Un abrazo y lindo fin de semana

      Fina

      Eliminar
  6. Triste pero real, por desgracia.
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y tan real, Rafael...

      Feliz fin de semana para ti

      Fina

      Eliminar
  7. Que bonito poema,y en medo de la tristeza y las penurias, donde hay ganas de estudiar, entusiasmo y una maestra, hay esperanza.
    Un abrazote!! y a la espera de Chispita!!! ( es para el fin de semana, que esta vez no ser de batalla, sino de mucha ilusion y alegria!
    Abrazotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho tu punto de vista, Natali, porque incides en ese entusiasmo de la buena gente, en este caso de esa maestra, que altruistamente, aporta sus energías, ayudando y enseñando con la esperanza de que esos niños tengan un futuro mejor, por lo menos, más digno.

      Un abrazo sin batalla y... bueno, ya nos tendrás informados de la llegada de "Chispita". Que todo vaya muy bien.
      Un gran abrazo

      Fina

      Eliminar
  8. Me encantan los romances, querida Fina y, este tuyo es precioso y encierra un mensaje para reflexionar.

    Buena semana y besos. María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida María. como siempre, un placer tus comentarios.

      Fina

      Eliminar
  9. La mayoría de las personas de mi familia somos maestros de barrios pobres. Gracias por tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu aporte, Anuar.
      Abrazo
      Fina

      Eliminar
  10. Cuando te pones, lo haces fenomenal, tus letras son como aves que vuelan, hay amor, comprensión y solidaridad en este poema que es un homenaje a todas esas madres e hijos que no pierden la esperanza.
    Hasta mi regreso, te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    Te deseo que tengas un buen verano.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Kasioles.
      Para ti también un feliz verano en compañía de todos los tuyos
      Un abrazo
      Fina

      Eliminar
  11. Gracias por este emotivo poema, súplica, oración o bien canto a la esperanza.
    Esos niños del invierno que son tantos y en tantos lugares.
    Que esa esparanza llegue y sus días mejoren.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu aporte, Ambar.
      Un abrazo y linda semana

      Fina

      Eliminar
  12. Una bella esperanza hecha poesía.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Inma, gracias por acercarte y dejarme tu opinión.

      Un abrazo

      Fina

      Eliminar
  13. Los niños, los niños, esos pequeños desheredados...la parte más débil en toda injusticia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, jfb, una gran injusticia, como tantas y tantas injusticias de las que estamos rodeados, pero... los niños...duele...si cabe, mucho más...

      Cordial saludo

      Fina

      Eliminar
  14. Bellas palabras para una realidad tan triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuela, y sí, es una lamentable realidad.
      Un abrazo
      Fina

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario en "De aquí a la luna y vuelta"