domingo, 22 de marzo de 2020



IMAGEN TOMADA DE LA RED



Estimados amigos/as, estimados poetas 

Hoy, después de mucho tiempo alejada de vosotros y dadas las circunstancias que nos afectan a todos, como consecuencia del Corona virus, he sentido la necesidad de comunicarme a través de este pequeño rincón al que amo y que, aunque, últimamente solitario, mantengo vivo. Se que la poesía nos une de un modo u otro y por muy lejos que nos hallemos, este nexo siempre será irrompible.
Pero hoy, no voy a publicar ningún poema. Hoy toca reflexionar muy a fondo y replantearnos como y que hacemos nosotros, para mejorar este mundo en el que vivimos. 










TIEMPOS DE REFLEXIÓN


Estamos viviendo tiempos difíciles, muy difíciles, pero quiero pensar que de este confinamiento obligado, largo e impredecible debido a las circunstancias que todos conocemos, de esta exclusión indeseada pero necesaria que nos aísla de nuestra familia, de nuestros padres, de nuestros hijos, de nuestros amigos, de nuestro trabajo, etc, que está cambiando nuestros esquemas vitales, tiene que dejarnos lecciones positivas.

Es momento de empezar a reflexionar, a valorar todas esas pequeñas cosas a las que no dábamos importancia  y que nuestros ojos tal vez no sabían ver y que son las que más luz y paz pueden aportarnos. Hoy que nos falta ese contacto humano, lo valoramos mucho más, no dejemos de hacerlo después, cuando todo esto acabe, no dejemos de hacerlo, por favor;  hoy que nos falta esa sensación de libertad cuando uno sale a la calle, la valoramos mucho más, hoy que nos falta la conversación con un amigo, lo valoramos mucho más; hoy que nos faltan las tertulias familiares, las valoramos más; hoy, que sabemos que muchos nos han dejado y otros muchos nos dejarán por culpa de esta pandemia horrible, nos duele su dolor como si fuese el nuestro,  aún sin conocerlos; hoy que la vida pone a prueba nuestra calidad humana,  demos-le una razón para que no deba llorar. 

Todos y cada uno de nosotros convivimos rodeados de energía positiva y negativa, en realidad es una lucha constante entre ambas; emociones, sentimientos negativos que a todo ser humano nos son inherentes en mayor o menor grado en algún momento de la vida, pero también están los sentimientos buenos, esos que nos ayudan a ser mejores personas, a luchar, a vivir en paz con nosotros mismos y con los demás. Estoy segura, que en estos momentos duros está aflorando en todos y cada uno de nosotros esa parte buena y hermosa que poseemos, tan sólo es cuestión de alimentarla diariamente, educar a nuestro cerebro, que todo lo absorbe, impregnándolo de todas esas emociones positivas que puedan estar dormidas en nuestro interior. Personalmente, a mi, esta situación me está empujando a ser mejor persona, y estoy agradecida por ello. 

Un abrazo a todos vosotros. 

P.D

Quiero agradecer a todo el equipo sanitario su dedicación al límite en estos días, a las fuerzas de seguridad, a repartidores, celadores, personal de servicios, y en general, a toda la masa humana que hacen un esfuerzo inaudito a pesar de las limitaciones a que se ven sometidos.

Gracias.



12 comentarios:

  1. Sabias palabras Fina, y meditadas reflexiones nos dejas en esta prosa poética que hoy presentas a cuantos te admiramos como creadora latente en cada manifestación que te propongas, porque sin lugar a dudas, hay algo en ti que pude llegar a lo demás con esa dulzura y esa sabia voluntad predispuesta, para con todo ello además de sentirte tú bien en primera instancia, haces que los demás también gocemos de esa sensación o buena vibración que de cuanto nos donas sabiamente y de él se extrae dado que lo posee…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡ Cuánto tiempo, Dionisio!
    Gracias por tus palabras y espero que con la responsabilidad de todos venzamos pronto este corona virus que nos tiene confinados.
    Un abrazo
    Fina

    ResponderEliminar
  3. Hola Fina: Precioso sentimiento en esta bella reflexión que dejas. Ojalá se cumpliera lo que dices, que esta maligna situación sirviera para algo como el salir fortalecidos en amor a los demás y buenas intenciones por parte de todos, en los avatares de la vida, pero aunque soy positiva, yo creo que se olvidará está situación como se han olvidado otras, y todo seguirá igual; los desaprensivos seguirán siéndolo, y habrá las mismas injusticias. Dirás que soy muy pesimista, pero así lo creo, solamente piensan lo contrario las gentes buenas como en realidad se te ve a ti.
    Me ha alegrado mucho saber de ti.
    Un abrazo fuerte y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me alegra saber de ti, Elda. Es curioso, pero ha tenido que ser una adversidad general la que me ha empujado a volver a mi actividad bloguera.

      Y con respecto a tu opinión y si hemos de ser realistas, llevas toda la razón, pero es que yo quiero pensar que, al menos, algo bueno enraizará de todo esto. Porque, es cierto que hay mucha maldad, mucha, pero también gente buena, y es que si no lo pienso de este modo, las preguntas y los porqués que me acuden a la cabeza son infinitos, porque un equilibrio en la balanza tendrá que mantenernos a flote, creo yo... Si no hay equilibrio, al final todo cae.

      Eliminar
  4. Hola Fina me alegro de que hayas vuelto de nuevo a los blogs; tiempo ya que estabas ausente. Es una excelente reflexión para todos. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan

      Es cierto. Hace mucho tiempo que me he mantenido alejada de este rinconcito, aunque no quiere eso decir que me haya olvidado de las letras ni tampoco de vosotros/as

      El motivo de mi vuelta, pues... la situación actual me ha empujado a retomar este blog que hivernaba.

      Te agradezco mucho el comentario a esta entrada, Juan, y te mando un abrazo

      Cuidate!!

      Fina

      Eliminar
  5. Un gusto reencontrarte y leer tu Reflexión, la que comparto en totalidad.
    De todo lo negativo que acaece en el mundo, retomemos los valores individuales y comunitarios que se valorizan, actualmente, en la sociedad.
    Un abrazo en el tiempo y distancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ceciely!! Deseo que estés bien. Gracias por acordarte de mi pequeño rincón despues de tanto tiempo sin abrir y gracias por compartir reflexión sobre mi entrada.

      Cuidate mucho y, desdes la distancia, un gran abrazo para ti

      Fina

      Eliminar
  6. Hola Fina, la expuesta reflexión que nos dejas es sumamente coherente y en ella hemos de estar todos, todo el tiempo, no sólo en este confinamiento impuesto, sino en cualquiera situación que se dé...y apostar por todas la mejores intenciones y razones internas que nos anidan para ser mejores en todos los entornos. Muchas gracias por tu reflexión.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Fina, qué gusto ver que publicas, después de tan larga ausencia y saber que estás bien y reflexionando a profundidad.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sara!
      Lo cierto es que con este confinamiento los esquemas se han ido modificando. He vuelto a publicar, además de otras actividades que de no ser por la situación actual, no se me hubiesen ocurrido hacer.

      Gracias por la aportación y deseo que tú también estés bien.

      Un abrazo

      Fina

      Eliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario en "De aquí a la luna y vuelta"